loading...




A esta niña le arrancaron la cabellera delante de su madre

Elizabeth “Lulu” Gilreath, de 11 años, vive con sus padres en Nebraska, Estados Unidos. Como a la mayoría de
los niños de su edad, a Lulu le encantan las ferias de atracciones. Un día, estaba emocionada por ir a una que
había en su ciudad. Pero cuando salió rumbo a la feria con su madre, no tenía ni idea del horror que allí le esperaba.

Vivió su peor pesadilla mientras sonreía montada en una atracción de feria. Su pelo se enganchó en el
mecanismo de la atracción mientras giraba bajo ella. Le arrancó una gran porción de su cabellera, además de
parte de su cara. Sufrió durante cinco interminables minutos antes de que su madre consiguiera que los
operadores pararan la atracción. Ella dice que nunca olvidará los gritos de su hija.

Llevaron inmediatamente a Lulu al hospital donde los médicos la trataron durante horas, luchando por su vida.
La pequeña seguía con vida, pero en estado crítico. Se pasó una semana en cuidados intensivos, pero eso fue solo el comienzo.

Lulu necesitaba enormes transplantes de piel y le dijeron que su cara ya no volvería a ser la misma. Su pelo no
volvería a crecer. Y había otras repercusiones a largo plazo desconocidas.


Pero su familia hizo todo lo posible por permanecer positiva y se sintió muy apoyada por todos aquellos que
ofrecieron su ayuda. Sus paisanos reunieron más de 65.000 dólares para ayudar a la familia a pagar las
facturas médicas. Además, le mandaban cartas de apoyo desde todo el país. Lulu las leyó todas e hizo todo lo
posible por responder a cada una de ellas

A pesar de la pesadilla que tenía que vivir, la pequeña estaba siempre de buen humor. Su madre estaba muy
orgullosa: “Lulu es más fuerte que yo,” dijo.
Ahora, Lulu y su madre están reuniendo firmas para asegurarse de que las atracciones tengan medidas de
seguridad más estrictas. “Esto no tendría que haber pasado nunca. ¡Y no puede volver a pasar!”

Tres meses después del incidente, el proceso de recuperación de Lulu iba mucho mejor de lo previsto, pero la
niña estaba muy preocupada por cómo serían las cosas cuando volviera a la escuela. No sabía si sus
compañeros se reirían de ella o la harían sentir mejor.
Junto con su madre, Lulu eligió una peluca con la esperanza de que la haría sentirse un poco mejor, pero
admitía estar nerviosa. “Ahora me vuelvo a sentir yo misma. Pero, ¿y si a mis compañeros no les gusta cómo
luzco?” Por el contrario, cuando llegó a la escuela la mayoría ya sabía lo que le había pasado, y la aceptaron
tal y cómo era. Todo el mundo se sorprendió por su valentía y coraje.

Lulu advierte a todos de los peligros de estos carruseles y comparte el dolor que ha experimentado.
“Asegúrate de que nada está colgando del carrusel: coletas, chaquetas, capuchas… cualquier cosa que se
pueda enganchar tiene que ser abrochada.” Ella quiere asegurarse de que a nadie le vuelva a ocurrir algo así




Updated: 26 June, 2017 — 2:19 PM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Tizon Prendio © 2016 Frontier Theme